|
|
|
|
Search: 
Latin American Herald Tribune
Venezuela Overview
Venezuelan Embassies & Consulates Around The World
Sites/Blogs about Venezuela
Venezuelan Newspapers
Facts about Venezuela
Venezuela Tourism
Embassies in Caracas

Colombia Overview
Colombian Embassies & Consulates Around the World
Government Links
Embassies in Bogota
Media
Sites/Blogs about Colombia
Educational Institutions

Stocks

Commodities
Crude Oil
US Gasoline Prices
Natural Gas
Gold
Silver
Copper

Euro
UK Pound
Australia Dollar
Canada Dollar
Brazil Real
Mexico Peso
India Rupee

Antigua & Barbuda
Aruba
Barbados
Cayman Islands
Cuba
Curacao
Dominica

Grenada
Haiti
Jamaica
Saint Kitts and Nevis
Saint Lucia
Saint Vincent and the Grenadines

Belize
Costa Rica
El Salvador
Honduras
Nicaragua
Panama

Bahamas
Bermuda
Mexico

Argentina
Brazil
Chile
Guyana
Paraguay
Peru
Uruguay

What's New at LAHT?
Follow Us On Facebook
Follow Us On Twitter
Most Viewed on the Web
Popular on Twitter
Receive Our Daily Headlines


  HOME | Opinion (Click here for more)

VenEconomía: A 100 la Revolución

Por los Editores de VenEconomía

Quienes pensaban que las cosas no podían ponerse peor de lo que ya eran, deben estarse dando cuenta de lo equivocados que estaban.

Las últimas semanas la situación política, el clima social y la moral ciudadana se hunden en un foso que se vislumbra sin salida con la misma velocidad que se deteriora la economía de Venezuela.

Este martes, por ejemplo, la Asamblea Nacional se prepara para allanar la inmunidad parlamentaria a la diputada de la bancada democrática, María Mercedes Aranguren, tal como solicitó el Tribunal Supremo, buscando seguirle un juicio por “presunta comisión de los delitos de peculado doloso, legitimación de capitales y asociación para delinquir previstos en la Ley Orgánica Contra la delincuencia Organizada”. Un tinglado acusatorio levantado a la medida de las necesidades del oficialismo para alcanzar la mayoría parlamentaria que se requiere para entregarle a Nicolás Maduro poderes especiales para profundizar el castrocomunismo.

Una arista de esta maniobra es que el oficialismo montará una habilitante para combatir la “corrupción y la guerra económica”, ejecutando la práctica corrupta del soborno y la compra del diputado número 99 que completaría el voto faltante. Este “diputado” llevará sobre sus hombros la entrega del futuro del país a un mandatario que parece no tener cortapisas para cercenar los derechos constitucionales de los venezolanos, con tal de seguir la receta castrista para dominar el país.

La realidad es que Maduro no requiere de la Habilitante para combatir la corrupción que se ha enquistado en el gobierno revolucionario. Si Maduro quisiera combatir la corrupción, sólo bastaría aplicar las leyes y dejar a los poderes públicos actuar sin tintes políticos. Pero no hay poder moral ni judicial ni legislativo autónomo que exija cuentas al Ejecutivo Nacional por saquear el erario público y dilapidar los recursos de la población.

Tampoco requiere Maduro poderes especiales para combatir una guerra económica que él mismo inventó. Existen infinidad de leyes, controles y entes rectores y fiscalizadores para controlar, aplicar correctivos y penalizar a quienes se salgan de la legalidad en sus prácticas empresariales, de negocios o, incluso, en lo personal.

Lo cierto es que Maduro está exigiendo una habilitación legislativa para tener un cheque en blanco que le permita profundizar el proyecto castrista que insertó Chávez en Venezuela.

Quiere manos libres para terminar de destruir al sector privado y concretar el control, sobre todo el circuito productivo desde el principio hasta el final y sin rendir cuentas.

Los hechos de este fin de semana, donde en cadena nacional el mandatario exigía ver los anaqueles vacíos de distribuidoras de electrodomésticos sometidas a inspección por supuestamente estar haciendo usura, pueden estar desatando demonios difíciles de contener en una población que ha venido soportando limitaciones económicas y sociales por mucho tiempo. Hoy existen en el país comercios arrasados por algunos desaforados, que Diosdado Cabello informa son parte de la “organización popular”. Otros están auto-cerrados por temor a sufrir “percances”, como se llama ahora a los saqueos. Unos 28 propietarios y gerentes de esos establecimientos están privados de libertad, el Ministerio Público ha librado unas 10 órdenes de aprehensión y se ha ocupado “temporalmente” de tres negocios.

Preocupa el anuncio de la creación de una fiscalía especial para la usura, que parece llevará a la ejecución de juicios sumarios, sin derecho a la defensa y sin presunción de inocencia que valga. ¿Quién invertirá en este caos? Si el gobierno no se detiene, de nada valdrá que se prohíba hablar de escasez, de saqueo, de inflación, del precio de la divisa o de cualquier otro tema vedado por el gobierno.

Preocupa que cuando las ventas controladas acaben con los inventarios de los comercios intervenidos, la fiera enardecida quiera ir por más.

Preocupa que Maduro llame a salir a la calle al “Poder Popular y milicias, a reforzar las autoridades civiles, militares, policiales”. Enfrentar a pueblo contra pueblo es una receta que nunca ha salido bien.

VenEconomía, empresa dedicada desde 1982 al estudio y análisis del acontecer nacional, es hoy día la principal casa editora de publicaciones especializadas en el ámbito de los negocios en Venezuela.

Click here to read this in English

Enter your email address to subscribe to free headlines (and great cartoons so every email has a happy ending!) from the Latin American Herald Tribune:




 

Enter your email address to subscribe to free headlines (and great cartoons so every email has a happy ending!) from the Latin American Herald Tribune:

 

Copyright Latin American Herald Tribune - 2005-2015 © All rights reserved