|
|
|
|
Search: 
Latin American Herald Tribune
Venezuela Overview
Venezuelan Embassies & Consulates Around The World
Sites/Blogs about Venezuela
Venezuelan Newspapers
Facts about Venezuela
Venezuela Tourism
Embassies in Caracas

Colombia Overview
Colombian Embassies & Consulates Around the World
Government Links
Embassies in Bogota
Media
Sites/Blogs about Colombia
Educational Institutions

Stocks

Commodities
Crude Oil
US Gasoline Prices
Natural Gas
Gold
Silver
Copper

Euro
UK Pound
Australia Dollar
Canada Dollar
Brazil Real
Mexico Peso
India Rupee

Antigua & Barbuda
Aruba
Barbados
Cayman Islands
Cuba
Curacao
Dominica

Grenada
Haiti
Jamaica
Saint Kitts and Nevis
Saint Lucia
Saint Vincent and the Grenadines

Belize
Costa Rica
El Salvador
Honduras
Nicaragua
Panama

Bahamas
Bermuda
Mexico

Argentina
Brazil
Chile
Guyana
Paraguay
Peru
Uruguay

What's New at LAHT?
Follow Us On Facebook
Follow Us On Twitter
Most Viewed on the Web
Popular on Twitter
Receive Our Daily Headlines


  HOME | Opinion (Click here for more)

VenEconomía: El Mismo Calvario

Por los Editores de VenEconomía

El calvario del biólogo y agricultor venezolano, Franklin Brito, sintetiza dos tristes facetas de esta era de Chávez.

A nivel personal, se tiene el calvario de Franklin Brito, un ciudadano que se atrevió en 2002 a presentar un proyecto para resolver un problema registrado en el Municipio Sucre del Estado Bolívar con unos sembradíos de ñame. El “pecado” de Brito fue diseñar este proyecto con una visión diferente a la del Alcalde de ese Municipio, del partido oficialista MVR, Juan Carlos Figarrella. Brito en ese entonces demostró que el modelo que el Gobierno Municipal de Sucre proponía para superar la enfermedad del sembradío no era recomendable y se corría el riesgo de malversar los fondos que aportaría la Corporación Venezolana de Guayana para su financiamiento. Y aunque Brito logró en ese momento detener el proyecto del Gobierno, ha tenido que pagar desde entonces duras consecuencias.

Brito perdió su trabajo y otras fuentes de su sustento familiar: lo despidieron del Instituto Agrícola de la Alcaldía de Sucre (estado Bolívar). Además, el Ministerio de Educación lo despidió de su cargo de profesor de secundaria, y a su esposa del cargo de maestra de una escuela bolivariana, sin pagarles sus prestaciones sociales.

El INTI de manera arbitraria y violando la Ley de Tierras avaló una invasión al otorgar dos cartas agrarias que abarcaron sus propiedades, destrozaron sus cultivos, y no le han pagado sus bienhechurías.

Desde 2005, Franklin Brito ha emprendido cinco huelgas de hambre para exigir que se cese en la violación de sus derechos. Se ha cosido los labios. Ha llegado al extremo de amputarse un dedo para que el Gobierno oiga sus exigencias. Cinco veces el Gobierno se ha visto obligado a prometer que oirá y resolverá su petitorio. Pero, cinco veces el Gobierno ha roto sus promesas y los compromisos contraídos con Brito.

En la última de las estaciones del vía crucis de Brito, parecía que sus penurias habían llegado a un final feliz cuando el Gobierno, al fin, garantizó devolverle sus tierras para que levantara su quinta huelga de hambre que ya sumaba cinco meses, en frente de la sede de la OEA en Caracas.

Pero, el Gobierno una vez más ignoró sus promesas, lo que llevó a que Brito iniciara el viernes 11 de diciembre su sexta huelga de hambre, otra vez frente a la sede de la OEA en Caracas. Brito aduce que esta vez su protesta es una respuesta a la propuesta que le hicieron para que firmara una carta donde negaría sus denuncias de corrupción, ampliamente documentadas por este, a cambio de la devolución de sus tierras.

Y, a la una de la madrugada de este domingo, el Gobierno llevó a cabo la más vil agresión contra Brito, llevándolo violentamente y a la fuerza desde la sede de la OEA para internarlo en la sección psiquiátrica del Hospital Militar. Ahora Brito teme por su vida, que está en manos del Gobierno o que – al igual que los Nazis de los años 30 – se le declare demente y se le encierre en un manicomio.

Franklin Brito, un ciudadano digno y luchador por la justicia y la libertad, sintetiza la barbarie de la que es capaz un régimen dictatorial como lo es el de Venezuela.

Lo de Franklin Brito no es un caso aislado. Es un ejemplo dramático, e intensamente humano, del día-a-día de un Gobierno que no respeta ley alguna, ni Constitución ni Tratado Internacional ni contrato. Peor, es un Gobierno que ni siquiera cumple su “palabra”.

VenEconomía, empresa dedicada desde 1982 al estudio y análisis del acontecer nacional, es hoy día la principal casa editora de publicaciones especializadas en el ámbito de los negocios en Venezuela.

Click here to read this in English
 

Enter your email address to subscribe to free headlines (and great cartoons so every email has a happy ending!) from the Latin American Herald Tribune:

 

Copyright Latin American Herald Tribune - 2005-2018 © All rights reserved